PABLO FERREIRAS, NUEVO VOCERO NACIONAL, EXPLICA LA TÁCTICA DEL MPD APROBADA EN EL OCTAVO CONGRESO “ERNESTO CHE GUEVARA” - Soy de Navarrete

PABLO FERREIRAS, NUEVO VOCERO NACIONAL, EXPLICA LA TÁCTICA DEL MPD APROBADA EN EL OCTAVO CONGRESO “ERNESTO CHE GUEVARA”


Discurso pronunciado por Pablo Ferreiras en el acto de conmemoración del 62 aniversario de fundación del MPD

Camaradas
Con el esplendor que se expresa en las consignas de esta firme militancia.

Con la fulgurante luz revolucionaria concentrada en este recinto, queremos celebrar nuestros 62 años de Dignidad, Memoria y Resistencia.

62 años de intensas jornadas de lucha y heroísmo por la construcción de una sociedad justa en la equitativa distribución de las riquezas. Solidaria y, sobre todo, libre, libre en su derecho por la auto determinación y el socialismo.

El MPD, consciente de la lucha contra este sistema capitalista, al que hemos denominado enemigo de la humanidad y la naturaleza, que promueve y se sustenta de las guerras, cuando todo ser humano lo que más anhela es la paz.

Convencido en denunciar este sistema capitalista que promueve la depredación de la naturaleza y el desprecio por la vida, cuando todos los seres humanos soñamos con una vida en armonía con la naturaleza que nos cuida, nos cobija y alimenta.

Aferrado, como nos han enseñado nuestros camaradas desde la fundación de este partido, a que a este sistema se le combate en todas sus manifestaciones y expresiones, y sobre todo, se le combate y vence, no solo con la crítica, sino también enarbolando la propuesta de una nueva sociedad, necesaria y posible, y que ha demostrado ser la única alternativa viable frente a la barbarie capitalista, hoy más que nunca la humanidad se enfrenta a esa gran disyuntiva histórica de: “ Socialismo o barbarie”!!!!

Es por esto que hoy, reafirmando nuestro fundamento Marxista Leninista y, haciendo un inteligente y profundo análisis de nuestras realidades materiales y subjetivas, nos atrevemos a seguir planteando que la única posibilidad de sobrevivencia que tiene la humanidad, es vencer y desterrar de nuestras vidas este sistema capitalista que promueve el consumismo, la desolación y la promoción del egoísmo, contrarios a nuestras aspiraciones humanas de amor, respeto a la vida y cooperación solidaria.

Por la gran tradición de lucha e internacionalismo que nos ha caracterizado y dando cumplimiento a las resoluciones de nuestro Octavo Congreso “Ernesto Che Guevara”, escuela latinoamericana del internacionalismo proletario, queremos expresar nuestra más ferviente solidaridad con los pueblos y organizaciones que hoy luchan por su autodeterminación y que son amenazados por el imperialismo y sus sirvientes locales.

Creemos militantemente de que la humanidad no se dejará vencer por la manipulación de este sistema, nos asumimos dentro de la corriente que se resiste a dejarse vencer por el pesimismo, y nos identificamos con la corriente de lucha y transformaciones que libran hoy los pueblos del mundo.

Bajo esta visión internacionalista, sin temor al chantaje, reiteramos nuestro apoyo al heroico pueblo haitiano, víctima de sus opresores internos y de las grandes potencias que se han adueñado de sus riquezas, a costa de empobrecer a su población.

Condenamos con todas nuestras fuerzas la campaña antihaitiana, que a través de los medios de comunicación y las redes sociales mantienen sectores ultranacionalistas, de promoción de odio racial, que seguirá trayendo funestas consecuencias contra los migrantes haitianos, vivan o no de forma regular en el país.

La migración es un fenómeno mundial, y como tal, está consagrado como un derecho inalienable de las personas; pero que, dependiendo con el cristal con que la miren, muchos sectores la rechazan o la condenan. En nuestro país, debido a que compartimos la misma isla, tenemos que promover la convivencia pacífica, la solidaridad, el amor, y la cooperación entre los pueblos haitiano y dominicano, al margen de las políticas malsanas que promuevan las elites de ambas naciones.

También, el MPD quiere expresar su más rotundo apoyo a la titánica revolución que se está desarrollando en nuestra hermana República Bolivariana de Venezuela, y desde aquí, nos unimos a sus cantos libertarios.

De igual manera, a todos los procesos de lucha latinoamericanos, que por diferentes vías siguen trabajando y construyendo sociedades de justicia y decoro: A Brasil, el cual da muestra de que todas las patrañas del imperio no podrán impedir el proceso iniciado por Ignacio Lula Da Silva y su partido de seguir trillando los senderos de desarrollo, lucha contra la pobreza y mejor distribución de las riquezas.

Nos unimos y damos un paso al frente por El salvador y su heroico Frente Farabundo Martí por la Liberación Nacional (FMLN), por Nicaragua, con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

A Bolivia y su proyecto multicultural revolucionario que ha sacado de la marginación histórica a los combativos pueblos ancestrales y que sigue avanzando en la construcción de una sociedad justa para todos y todas.

Nos solidarizamos con los procesos de lucha obrera en Argentina, Chile, Perú, y los grandes procesos de transformación y lucha de los pueblos de Ecuador y Uruguay.

Nuestra solidaridad irrestricta con Honduras, Honduras de dignidad y decoro. Que ha venido resistiendo por el reconocimiento de la voluntad popular.

Nuestro más sincero respeto a los compañeros y compañeras de las FARC en Colombia, que han demostrado sobrada capacidad de contribuir a la paz y la democracia en ese hermano país.

A los pueblos del continente asiático y africano que siguen luchando por un mundo sin explotación ni opresión y que continúan combatiendo contra los remanentes del colonialismo.

En especial a la histórica resistencia del pueblo Palestino, víctima de un genocidio por parte del sionismo israelí y que con dignidad y piedras en las manos enfrentan la ignominia y el intento de hacerles desaparecer.

A las organizaciones que hoy luchan por una nueva Europa para que se aleje de los aprestos de guerra y saqueos de las riquezas de nuestros países.

A las organizaciones y pueblo norteamericanos, a ese pueblo que también resiste desde las entrañas del imperio. Que nos ha convencido de que el gobierno de los Estados Unidos es una cosa y que su pueblo es otra cosa, frente a ese pueblo combativo y solidario nos inclinamos con reverencia ofreciéndole nuestra solidaridad.

Al reconocer que como revolucionarios internacionalistas debemos luchar por la paz, nos solidarizamos con Corea del Norte, con su partido y por su derecho como pueblo a la autodeterminación y la resistencia.

Reconocemos los avances de China en materia de desarrollo humano, tecnológico y capacidad de disuasión al imperio norteamericano, y que ha aportado a crear ejes de poder contra hegemónicos que han transformado la relación de poder y la geopolítica a partir del éxito en la implementación del socialismo acorde a su realidad y larga historia.

Saludamos a ese gran pueblo, el pueblo de Mao Tse Tung, al pueblo chino y su Partido Comunista.

Hemos querido dejar para ultima mención a esa estrella que ha brillado heroica desde las Antillas y nos ha inspirado desde décadas, ese símbolo de la dignidad de los pueblos del mundo, esa estrella que nunca ha estado sola, es la hermana querida de nuestras luchas y sueños, Cuba, la Cuba de Fidel, Cuba solidaria, Cuba Socialista. ¡Viva Cuba revolucionaria!

La situación política nacional y nuestra táctica

En el ámbito nacional para nadie es un secreto la situación de deterioro de la sociedad dominicana, no solo se habla de crisis económica, crisis social y moral, sino también de la terrible incapacidad política de los partidos del sistema para resolver los problemas que aquejan a este pueblo.

Estamos ante la más rotunda evidencia de un sistema político que no ha sido ni será capaz de resolver la situación de precariedad en la que han sumergido a la gran mayoría del pueblo dominicano.MPD

Nuestro congreso, consciente de la situación que estamos sufriendo, haciendo un intenso ejercicio de análisis de nuestra realidad, a través de profundos debates y reflexiones, ha aprobado una inteligente táctica que guiará nuestro accionar desde lo inmediato.

Estamos proponiendo, en medio de la compleja coyuntura económica, política y social, impulsar todas nuestras energías con los siguientes propósitos: En el plano internacional hemos resuelto reinsertarnos en las discusiones y experiencias del movimiento revolucionario a nivel mundial, profundizando la solidaridad y aportando energías a la resistencia que posibilite el sostenimiento de los movimientos revolucionarios en el poder, y , en un plazo breve, el resurgimiento de una mayor y sostenible ola revolucionaria en nuestra región.

En el plano teórico e ideológico estamos abocados a contribuir a configurar respuestas políticas, programáticas y técnicas que confronten la ofensiva ideológica y hegemonía imperial y oligárquica en esta etapa de recomposición neo conservadora.

Para tales fines, estamos compartiendo con todos los sectores de izquierda, sociales, productivos lo que hemos nombrado como “Apuntes fundamentales para el desarrollo del programa de la República Democrática Soberana”, con lo cual queremos aportar a iluminar el accionar estratégico del movimiento revolucionario dominicano.

Queremos que se entienda claro, el Movimiento Popular Dominicano posterior al análisis y retroalimentación de nuestro programa, estará contribuyendo concretamente a dotar a la izquierda dominicana de la más amplia propuesta programática estratégica que buscará en toda su extensión la construcción del poder popular y el socialismo, para el verdadero progreso del pueblo.

Nuestra táctica política contempla, además, entre otras cosas, contribuir a la recomposición y fortalecimiento del movimiento social y de izquierda en la República Dominicana, lo que significa desarrollar todas las potencialidades para la construcción de un amplio abanico de izquierda revolucionaria, para lo cual ya estamos dando pasos concretos y en los próximos meses estaremos anunciando al país los primeros resultados de este trascendente esfuerzo.

La unidad de la izquierda, el desarrollo de sus capacidades e inserción directa en el debate nacional y la construcción de alternativas, es ya una hermosa realidad.

Para este propósito seremos abanderados de retomar esfuerzos por la unidad de todos los movimientos de izquierda que sea posible unir, bajo cualquier modalidad, buscando la superación de los traumas del pasado y teniendo como horizonte que cualquier avance de la izquierda, en la construcción de la unidad, contribuirá enormemente a la elevación de la subjetividad del pueblo.

No obstante, el principal desafío es el de forjar la unidad del pueblo, ampliar su movilización y organización o padecer la partidocracia burguesa siempre.

Con relación a los movimientos sociales y articulación de las diferentes experiencias organizativas de las masas, estamos planteando fortalecer la organicidad de las instancias de lucha del pueblo, cualificando su dinámica y profundizando su deslinde de conductas desviadas, de agendas ocultas, de la manipulación y control por agencias colonialistas.

El MPD reitera su disposición a contribuir a que cada vez más el movimiento social en la República Dominicana supere el distanciamiento de las masas, la fragmentación y la falta de coordinación, transformándolo en actor político social con un horizonte reivindicativo y de construcción de hegemonía en el territorio, que le permita crecer en capacidad real de acompañamiento del pueblo en la conquista de sus reivindicaciones y en la asunción del control de las instancias institucionales y del poder local.

En plano político electoral también asumimos contribuir a la visibilización de una propuesta progresista y de izquierda, claramente diferenciada de la partidocracia tradicional, impulsando y fortaleciendo la instancia política unitaria, bajo el esquema de complementariedad, de construcción de consenso, de promoción de la confianza mutua, asumiéndonos en la práctica de la crítica constructiva y la autocrítica sincera. Y sobre todo, de negación a todo asomo de competencia desleal, hegemonismo o vanguardismo.

Estamos aportando a preservar y ampliar la brecha de participación institucional en el Estado, potenciando su accionar crítico, generando iniciativas diferenciadoras y ampliando el vínculo social y popular. En ese sentido, trabajaremos por el impulso de una propuesta desde la instancia política democrática en la que participamos que, recorriendo todo el país y tocando las puertas de todo el liderazgo social, deportivo, religioso, productivo, gremial, profesional, comunitario, etc. propugne por un estado renovado que haga realidad LA SOCIEDAD QUE TODOS Y TODAS MERECEMOS.

Privilegiaremos la potenciación de una articulación progresista, unitaria y crítica a esa partidocracia, que haga el mayor recorrido en la proyección de una propuesta política de cambios profundos en nuestro país.

El MPD ha especializado a un grupo de hombres y mujeres para entregarse por completo a las labores de fortalecimiento de una de las mejores opciones políticas electorales en la que se ha constituido nuestro indestructible FRENTE AMPLIO.

Esta propuesta política deberá tener canales de oxigenación abiertos desde y hacia el movimiento social y sus movilizaciones, habilitando puentes para la emergencia de liderazgos locales, que posteriormente configuren una opción electoral amplia, diversa, conectada a la movilización ciudadana, que procure un cambio en la correlación de fuerzas en los espacios institucionales, que aporte nuevas y mayores victorias al pueblo y que contribuya al impulso de la subjetividad que a raíz de la historia de resistencia, las múltiples luchas en las comunidades y del movimiento verde, en los últimos meses, se ha suscitado.

Sabemos que toda táctica es cambiante, es por esto que la situación nos obliga a asumir y discutir el día a día, evaluar el impacto de nuestras políticas y recapitular donde se deba, y aportando desde esta dinámica a fortalecer, innovar, cambiar, y crear las herramientas para aplicarlas y llegar a las masas, enlazada a lo esencial estratégicamente, lo que significa para nuestro partido, la construcción del poder popular y el socialismo.

Para lograr todo lo que nos hemos planteado, requerimos de una organización con visión y estrategia clara, con capacidad para insertarnos y crear nuevas coyunturas. Requerimos de un partido estudioso, investigador, para lo que estamos dedicando grandes esfuerzos a fin de fortalecer y abrir a toda la izquierda revolucionaria nuestra escuela de formación política.

Un partido que enlazado en la memoria histórica de lucha de nuestros ancestros, a las experiencias culturales y espirituales del pueblo, se renueve cada día aportando firmemente a la construcción de una vanguardia revolucionaria ideológicamente firme, políticamente madura y sobre todo, con una inmensa capacidad de lucha para derrotar en el paredón de la historia a este insoportable sistema capitalista y sus lastres.

Y que por fin, más temprano que tarde, la República Dominicana sea bandera de dignidad, libertad y autodeterminación y pueda aportar desde este rincón del Caribe, desde este trayecto inconcluso del sol, a la construcción del nuevo mundo; solidario, respetuoso de la vida, de paz con justicia, a una nueva sociedad en la que podamos compartir la tierra, el pan y el amor que permita a las futuras generaciones reconocer y reconocerse en el esplendor de un amanecer luminoso para todos y todas.

Hoy nuestro lema es más fuerte:

¡Construir el Poder Popular y el Socialismo para el verdadero progreso del pueblo!

¡Resistir Hasta vencer o morir…Venceremos!!

Muchas gracias