La fiesta de las bestias - Soy de Navarrete

La fiesta de las bestias

Este relato narra casos reales.

Se han cambiado u omitido los nombres y algunos datos a petición de las fuentes

BESTIAS. ¿Con qué término se puede identificar a los verdugos de los siguientes casos? Quizá la palabra “bestia” se quede corta y quizá su significado no encierre la brutalidad, el salvajismo y hasta lo diabólico de su personalidad, sin embargo, ¿de qué otra forma llamaríamos a este tipo de criminales? Tal vez usted, estimado lector, estimada lectora, encuentre un mejor adjetivo.

MAESTRA. Llegó la hora de salida, hacía calor y terminaba un viernes pesado y largo; cuando el timbre sonó a lo largo y ancho del corredor de la escuela, los alumnos se alegraron, menos Marcela, que se estremeció, empezó a sudar helado y apareció el miedo en sus ojos. Pero había algo más, se orinó en su asiento y, sea por vergüenza o por miedo, no se movió, lo que llamó la atención de su maestra. Lo más extraño fue que la niña no respondió al llamado de la profesora, hasta que esta se acercó. Siga la lectura Click Aqui