ENTREVISTA A: TOMÁS MARTE - Soy de Navarrete

ENTREVISTA A: TOMÁS MARTE

Hola, soy  Rafael Rosado (Tony), Estoy con mi compañero Stanley Duran, para entrevistar a Tomás Marte, Gloria histórica del Karate dominicano, quien introdujo y popularizo este deporte en Navarrete en los años setentas.
Tomás Marte
1.- P. RR/  ¿Cómo llega Tomás Marte al Karate o el Karate llega a TM?
R. TM-“Empiezo en Santiago con el profesor, cantautor Ramón Leonardo, en ese entonces el Karate no estaba tan popular, pero Ramón Leonardo llevaba una meta muy importante, sacó su propio estilo, le puso Karate internacional. Una vez Ramón Leonardo siguió su carrera como cantante, protestante, que bastante trabajo pasamos. Pasé a otras escuelas pero me  actualicé más en Goyo Ryu,  llegando a ser cinturón Negro con el profesor Tameyoshi Sakamoto”.
2.- P. SD  ¿Qué o quién te influencio para tomar este camino?
R. TM-“Por lo general en ese tiempo, el Karate estaba más de moda que otra cosa. Cada  muchacho o joven de esa época tenía un deporte a seguir: Boxeo, lucha, Judo. La cuestión es que cada uno usaba  un arte. No se andaba como ahora mismo que se forma una pelea y todo el mundo saca una pistola. Antes era vamos a pelear a manos (a los puños). Había alguien que salía golpeado casi siempre. Por lo general no muerto como actualmente”.
3.- P. SD  ¿Cómo era Navarrete para ese  tiempo? Y ¿Cómo se entretenía la juventud?
R. TM-“Navarrete si le digo, para ese tiempo cuando yo llegué  era un pueblo pequeño, donde no había tantísimos habitantes, familias conocidas dos o tres. Se sembraba mucho tabaco, había arroz, el café bajaba de la Lomota, también se factorizaba totalmente en Navarrete, en la factoría de arroz trabajaba mucha gente, en el tabaco trabajaba mucha gente y la juventud no tenía mucha cosa que hacer. Después que salían de estudiar o trabajar se iban a los cabareses, resultando enfermos de venéreas por lo general. Una vez llegué yo y establecí el Karate, sin animo de lucro claro con un poquito de idea y al salir cansado después del Karate se iban a bañar y a dormir, eso los ayudaba a mantenerse con un cuerpo  y una mente sana”.