“El Ladrón De Zapatos” - Soy de Navarrete

“El Ladrón De Zapatos”

“El Ladrón De Zapatos” 

-“El no había robado nada pero cientos de ojos lo miraban, y miles de dedos lo acusaban en aquel estadio”. La prueba del delito estaba contenida por la posesión de Serafín Malk O’mio de unos zapatos de Charol negros que siempre se ponía para ir al pley (play) de pelota de su natal pueblo de Navarrete. Este municipio de Santiago se ha caracterizado por la producción de: arroz, tabaco, café, tomates, cigarros, los dulces más sabrosos que paladar alguno haya probado, pero sobre todo por la vieja práctica, que tanto aficiona y divierte a los dominicanos y lugareños de aquí, no esta vez no hablo de la política, sino del deporte del bate y la pelota. Además de su afición por el béisbol, éste pujante pueblo, de increíbles inventivas, tiene en Tomás Freud (froy), al genial mentalizador y creador de ACUATIAIRE, deporte de agua, tierra y aire, cuyas reglas son mantenidas en el relumbrante computador de su memoria histórica. Que sueña freudianamente con ver un día su deporte combatir en una olimpiada. Este es Navarrete, pueblo luchador, prospero y progresista, cruce de mil fronteras, que ha estado abierto por hecho y por derecho humano y natural a los inmigrantes de todos los confines, continentes y países vecinos, aunque la generosidad de esta tierra con los visitantes, muchas veces ha sido pagada con la ingratitud, la burla, el desprecio y/o el saqueo del subsuelo criollo y la vulneración del patrimonio material y cultural que abrieron sus puertas con dignidad y respeto, a los muchas veces ingratos advenedizos. Si como digo una cosa debo decir la otra, tengo que aclarar que no siempre ha sido de tal manera. Ahí, tenemos multiples casos de personas que han llegado a Navarrete para engrandecerla, como son: Pedro María Espaillat (El Cholo), Mercedes Chávez, Nico Lora y otros tantos. Así es Limbotropía, única, fantástica, con incontables SOPLOS DE DIOS**1, que son cónsules y embajadores de buena voluntad, en los campos elisios de la pitonisa ILuminada Beliar, fraguados en el taller literario del vate criollo, Dionny Cabrera, entre los que se encuentran (Chima, la jaiba Cirica, Tonano, Balum, El Jututo de Papa Juan, Negra la Tuerta, Eusebia La Cotorra, Seleito, Quiriví, Charo, El Moroquito, El pito de la Fábrica, Las arepas de Flora, La Cocaleca de la Japonesa, La Vocina de Barranco, La Voz: Casos y Cosas que Pasan en mi pueblo, Napoles Barranco y Sinita Toribio de Guzman la enfermera eterna de Navarrete).